Volver al menu principal

PROCESIONES


MARTES SANTO
PROCESIÓN DE LA LUZ

                                        
              El Martes Santo, a las 23:00h, desde la Ermita de San Antón, se inicia la Procesión de la Luz, p
rocesión nocturna con antorchas y velas, conmemorando la entrada a Chinchilla de San Vicente Ferrer.

       Itinerario: Salida desede la Ermita de San Anton, calle San Jose, hasta farola, bajada a calle Arenal, calle Arenal, hasta monumento al Nazareno, subida por la calle Escurrizo, antigua puerta de la ciuadad, hasta arco de la plaza, plaza de la Mancha y finalizando en la Iglesia Sta. Mª. del Salvador. Trayecto a oscuras.- Solo velas y antorchas.


 Intervinienen: Nazarenos con tunica y cordon, sin capa, sin guantes, sin capuz, y personas de paisano.

Orden de la Procesion: Cruz de Procesion de la Iglesia, Cruz tumbada llevada por todos los cofrades mezclados, cofrades y nazarenos con sus antorchas, estandartes y banderas de las Cofradias, para terminar con la Virgen de las Angustias portada, y detras de la Virgen:, cura parroco, autoridades y pueblo en general con velas y antorchas.

Fotos:

 

 

PROCESIÓN PENITENCIAL DE DISCIPLINA
<<Procesión de la Luz>>©

José A. Correas Fabuel. Hermano y Director Musical de la Banda de la Cofradía de la Pre-ciosísima Sangre de Ntro. Sr. Jesucristo y Ntra. Sra. de los Dolores de Chinchilla

       Hace ya más de seiscientos años nuestros antepasados tuvieron el honor de recibir al Maestro Fray Vicente Ferrer Miquel, o.p., a las puertas de la villa amurallada de Chinchi-lla. Según nos consta en los textos del Sermonario de San Vicente Ferrer, conservados en el Real Colegio-Seminario del Corpus Christi de Valencia, visitó las estancias chinchi-llanas desde el sábado 25 de abril, día de San Marcos, hasta el también sábado 09 de mayo de 1411, que en el aquel de entonces fueron la segunda y tercera semanas de la Pascua de Resurrección, hospedándose en el mismo Convento do-minico.

       Al atardecer de aquel día de primavera, el Maestro Vi-cente Ferrer hace su entrada en la villa chinchillana junto a su Compañía de Discípulos provenientes del camino mur-ciano. Más que probablemente se adentrarían por el collado situado entre los dos cerros, dirección al Convento dominico ubicado en el arrabal o arenal a extramuros, ya que el Maes-tro era esperado por las autoridades municipales de enton-ces, habiendo pactado los días de su permanencia en la villa.

       Este Santo, es considerado por muchos como la cabeza visible en la Península Ibérica de los primeros esbozos o gérmenes de las Procesiones de Semana Santa que hoy co-nocemos, a través de la realización de las <<Procesiones Penitenciales de Disciplina>> que el Predicador valenciano solía llevar a cabo en todas las estancias que visitaba. Tenía un cierto ritual común a seguir, siendo de la forma siguiente:
- En el mismo atardecer de su llegada a la población, encabezaba la Procesión Penitencial uno perteneciente a la Compañía del Maestro, vistiendo una túnica larga y blanca, portando una gran Cruz de madera, donde este, para animar los afectos a la penitencia de los allí presentes, entonaba unas coplas o cantos dolorosos y patéticos compuestos por el mismo Maestro Vicente Ferrer en su lengua vernácula.
- Detrás de la Cruz totalmente ordenados y dispuestos, le seguían los hombres de la villa que participaban en la Procesión tomando las disciplinas de sangre. Iban descalzos y con las espaldas al descubierto, con una especie de velo en la cara y vestidos con ropas blanquecinas, para así poder diferenciarse de los ya condenados y herejes flagelantes, en su mayoría pecadores y conversos, que el mismo Maestro Vicente les inducía a participar de la penitencia en la Proce-sión, donde estos vestían con ropas de color negruzco con el rostro también cubierto; acompañando todos a los duros golpes de la disciplina con las letanías y otras devociones.
- A continuación venía un guión o estandarte como en un lienzo o sábana de lino, donde estaban representados los signos de la Pasión de Cristo que guiaba al grupo de las mujeres, tanto nobles y plebeyas, creyentes e impías. Estas eran de la misma villa y de los alrededores, engalanadas con túnicas de lienzo blanco y el rostro igualmente cubierto, donde también participaban de las duras y rígidas discipli-nas.
- Cerrando el bloque de esta Procesión, aparecía otro guión o estandarte donde estaba representada la Virgen de la Piedad con Jesús en sus brazos perfectamente pincelada. Detrás, iba el Maestro Vicente Ferrer engalanado con su humilde hábito dominicano, al que le acompañaban algunos sacerdotes de la localidad. Al mismo Maestro le seguía el resto de la villa que participaba en la Procesión con velas y cantando las letanías.
- Bien entrada la noche, regresaban al lugar de donde se había iniciado la Procesión, en el cual recitaban el Padre Nuestro, el Ave María y otras muchas devotas oraciones, donde al final todos conjuntamente clamaban: <<Señor, verdadero Dios, Misericordia>>.
El próximo Martes Santo día tres de abril de 2012, se va a celebrar por primera vez en nuestra querida ciudad medie-val de Chinchilla la <<Procesión de la Luz>>. Se le ha dado este calificativo simplemente para intentar representar lo más parecido posible a las <<Procesiones Penitenciales de Disciplina>> que realizaba el Maestro Fray Vicente, sin olvidar, que el concepto de la religiosidad de entonces no es el mismo que el existente en nuestros días, obviamente. Esta Procesión, surge con la idea de la participación de todos, no solamente de las Cofradías, es decir, es una procesión abier-ta, en la cual se espera una gran colaboración de todos los ciudadanos de la villa.

       Lo que se pretende con ello, es dar un pequeño empujón más para ubicar a Chinchilla en la historia que posee y me-rece. La gran pasión existente hacia las celebraciones de la Pascua en esta pequeña ciudad, no pudo instituirse de cual-quier modo, tuvo que existir algún hecho relevante que hiciera florecer este sentimiento heredado desde hace ya más de seis siglos de padres a hijos, en la cual, se debe incluir a San Vicente Ferrer a través de sus métodos y sermones, donde con ello derivó la Pía Cofradía de la Sangre que hoy conocemos, atraídos los lugareños de la época por sus ense-ñanzas, siendo esta la primera Cofradía local de carácter penitencial en representar en actos extra-litúrgicos la Pasión de Cristo.


       Tenemos una ciudad culta, bella, acogedora, con una Semana Santa de las más antiguas de la ya pretérita Corona de Castilla, un marco medieval incomparable. No tenemos una Semana Santa cualquiera. La historia nos conduce a pensar que es una Acuarela Manchega mezclada con colores murcianos, aragoneses y castellanos.

       Desde estas humildes líneas os pedimos la cooperación de todos, hermanos cofrades y chinchillanos en general, para engrandecer más nuestra historia. Trabajemos unidos para legar a nuestros herederos lo que nos transmitieron con gran honor nuestros antepasados. En definitiva, nuestra pasión, nuestra sangre, nuestro origen.

BIBLIOGRAFÍA USADA PARA ESTE ARTÍCULO:
- CORREAS FABUEL, JOSÉ A. Pasión Chinchillana. Apuntes sobre el origen de la Semana Santa de Chinchilla y sus Cofra-días de la visita en 1411 de San Vicente Ferrer.
- DIAGO, F., op. Historia de la vida, muerte y discípulos del Bienaventurado predicador apostólico valenciano San Vicente Ferrer de la Orden de Predicadores.
- ESPONERA CERDÁN, A., op. San Vicente Ferrer, su Compa-ñía y las Procesiones de Penitentes.
- FAGÈS, H.D., op. Bibliographie de l’Historie de Saint Vicent Ferrier, publicada en sus notes et document de l’historie de Saint Vicent Ferrier (Louvain-Paris, I-LX). Histoire de San Vi-cent Ferrier. Apôtre de l’Europe.

 
 
   
Volver a la página de inicio
Volver al menu principal.
Volver al menu de Procesiones.