Volver al menú principal
Discurso del Párroco en la Inauguración del Monumento a la Semana Santa Chinchillana

 

 

 

Chinchilla, 2 abril 2004

       Se colma esta tarde un esfuerzo y una ilusión de la Junta de Cofradía, anterior y actual. Mi enhorabuena a ambas Juntas por ver cumplido un sueño, aparentemente desmedido por el costo que supone.

       Bien han reflejado en la Revista de la Semana Santa de este año lo que es un monumento: Es una obra pública y patente puesta en memoria de algo.

       Un monumento como éste quiere ser un recuerdo estable para todos los cofrades de lo que es la Semana Santa para un pueblo que la ha vivido siempre. Será, desde el antiguo Pilar y a la entrada y salida del Pueblo, por este lugar, una proclamación materializada, de que la Semana Santa es un valor en esta Localidad, un valor -hoy por hoy- en alza.

       Han querido los que han proyectado este Monumento representar dos edades y dos modos de sentir la Semana Santa: la del adulto y la del niño. Ambas suman un sentir afectivo por la Semana Santa de Chinchilla. Pero todos descubrimos que, en el niño, se anuncia una promesa de futuro: Porque "donde hay niño hay futuro".

       Felicito a la Junta de Cofradías, al Ayuntamiento, por ennoblecer más la Ciudad con este Monumento. Felicito al escultor Lauren García Moreno, a Juan José Ruiz Cruzado, artista del hierro, a Restauraciones Capitel - empresa representada por Ramón Gómez y Antonio Gómez-.

       Me resta cumplir un deseo que me han expresado de "bendecir el Monumento". Realmente lo que hacemos es bendecir a Dios, Padre y Creador por hacernos capaces de realizar estas y otras obras y darles una significación positiva:
       "Padre Creador: De ti viene toda la materia, de ti viene la inteligencia y la habilidad que hay en tus criaturas. Te damos gracias por toda la creación de donde deriva todo lo que utilizamos como naturaleza muerta, piedra, hierro, ya lo que damos una significación concreta.

       Pedimos, Padre, que esta población siga vibrando con la Semana Santa, herencia y hechura de los que nos han precedido y encomienda dada a los que hoy estamos y a los que nos seguirán.

       Pedimos que la Cruz en el Cerro y este Monumento en el llano, signifiquen dos hitos llenos de referencia cristiana, dos significados en uno, pues la Semana Santa, aquí exaltada, es una vivencia de fe cristiana, que arranca de la Cruz donde muere Cristo".

Que El abrace a todos los que fueron, a los que somos, ya los que serán.

 

Sebastián Aguilar Ferrández

 

 
Volver al menú principal
atras_opcional